LA OBESIDAD EN PERROS Y GATOS

En los países desarrollados, la proporción de mascotas con sobrepeso o incluso obesas es casi tan alta como la de los humanos. Sin embargo, no, ¡un gordinflón no es un animal sano! El sobrepeso y la obesidad en perros y gatos son enfermedades reales que deben tomarse muy en serio desde sus primeras manifestaciones.

¬ŅQu√© composici√≥n y cantidad para evitar la obesidad en perros y gatos?

A menudo por amor, tendemos a sobrealimentar a nuestras mascotas. La mayoría de las veces es solo para complacerlos. Salvo que atiborrarlos de comida es lo peor que podemos hacer por ellos... La obesidad en perros y gatos plantea los mismos problemas de salud que en los humanos que la padecen: puede causar una verdadera incapacidad, o incluso reducir considerablemente la vida del animal.

La obesidad en perros y gatos es la primera causa de consulta nutricional con el veterinario, y no es sorprendente. Un estudio de 2014 de la Asociaci√≥n de Fabricantes de Alimentos para Mascotas de Gran Breta√Īa (PFMA, Pet Food Manufacturers Association) estim√≥ que el 45% de los perros y el 40% de los gatos dom√©sticos no solo ten√≠an sobrepeso, sino que eran claramente obesos. Para el 77% de los veterinarios entrevistados en el mismo estudio, el fen√≥meno empeor√≥ considerablemente entre 2010 y 2015.

Sin embargo, puede resultar extremadamente complicado para el médico hacer que el propietario admita que su mascota tiene sobrepeso. Demasiados factores psicológicos entran en juego... ¡Tener que admitir que has perjudicado a tu animalito creyendo que hacías lo correcto no es fácil! Sin embargo, hay que aceptar la obesidad de tu perro o gato para configurar la dieta y el seguimiento adecuados, que permitirán al animal recuperar su peso saludable y gozar de una mejor salud.

¬ŅQu√© es la obesidad?

Dado que la obesidad es una enfermedad que afecta tanto a humanos como a animales, bas√©monos en la definici√≥n de la OMS, que tiene el m√©rito de ser expl√≠cita: ‚Äúel sobrepeso y la obesidad son una acumulaci√≥n anormal o excesiva de grasa que puede perjudicar la salud ‚ÄĚ. Sin embargo, aunque las manifestaciones de la obesidad en perros y gatos son obvias incluso para los no entendidos (un perro o un gato demasiado rellenitos se identifican claramente), las causas de esta enfermedad pueden ser m√°s complejas de determinar.

De hecho, la obesidad en perros y gatos es una enfermedad multifactorial, que puede tener un origen gen√©tico (ciertas razas de perros o gatos est√°n predispuestas, ver recuadro) o fisiol√≥gico (un desequilibrio metab√≥lico u hormonal). Ciertas enfermedades como la diabetes tambi√©n son causa de obesidad en perros y gatos. Tampoco se debe descuidar el factor humano y el entorno de vida: adem√°s del "atiborramiento" que puede sufrir el animal, el estr√©s ligado a la angustia psicol√≥gica de su due√Īo o simplemente el aburrimiento, el hecho de que el lugar donde vive sea inadecuado o demasiado peque√Īo, pueden hacer que un animal se refugie en la comida (¬°un poco como los humanos!).

De manera más general, es la consecuencia de trastornos alimentarios, de una alimentación inadecuada combinada con un estilo de vida sedentario del animal.

ūüĎČ Obesidad en los perros

A diferencia de los gatos, la frecuencia de obesidad en los perros aumenta con la edad, y tambi√©n la del due√Īo... el 70% de los perros obesos tienen m√°s de 9 a√Īos. En los perros, las hembras est√°n m√°s predispuestas (casi un 60% seg√ļn algunos estudios), siendo la esterilizaci√≥n un factor agravante tanto para machos como para hembras.

Incluso m√°s que en los gatos, la dimensi√≥n social de las comidas es un factor de riesgo en la obesidad de los perros. Los humanos y los perros suelen comer juntos, y cuando el animal se convierte para los humanos en algo m√°s que una mascota, en un sustituto emocional, llegan el abuso de las golosinas y por tanto la obesidad. Los due√Īos a menudo traducen las solicitudes de interacci√≥n del animal como solicitudes de comida.

ūüĎČ Obesidad en los gatos

La edad adulta es una etapa de especial riesgo para los gatos, especialmente entre los 5 y 11 a√Īos. Pasados los 13 a√Īos, el peso tiende a disminuir. La esterilizaci√≥n es la principal causa de obesidad en los gatos, pero tambi√©n el g√©nero (los machos estar√≠an m√°s predispuestos) y el estilo de vida. Se sabe que el uso de progesterona como anticonceptivo provoca obesidad en las gatas.

Pero a diferencia de los perros, los trastornos metabólicos les afectan menos y, por tanto, no causan obesidad en los gatos.

¬°PRU√ČBANOS!

30 días de pienso a

-50%

Entregado en tu casa. Sin compromiso

Gatos y paté, una historia difícil

Aunque necesario en su dieta, los gatos suelen ser m√°s reacios que los perros a comerse sus tarrinas (¬°aunque no todos!). Esto se debe a que para estos paladares tan delicados entran en juego varios par√°metros: el olor de un alimento nuevo (no dudes en mezclarlo con el anterior al principio), su temperatura (si acaba de salir de la nevera ni lo pienses), la forma y la textura (se comer√° m√°s r√°pido un pat√© picado que una gelatina, un comedero grande ser√° m√°s c√≥modo, etc.), el sabor (tira un pat√© que haya estado abierto demasiado tiempo, Kitty probablemente no lo querr√°). Por √ļltimo, no debemos olvidar que cualquier cambio, incluida la alimentaci√≥n, puede ser una fuente de estr√©s para un gato, y una buena raz√≥n para despreciar la comida que se le asocia. Con los gatos todo es posible, ¬°pero hay que ir despacio!

Los riesgos del sobrepeso y la obesidad en perros y gatos para su salud son numerosos y han sido científicamente demostrados:

  • Mortalidad precoz: 20% antes en perros j√≥venes con un 20% de sobrepeso (Williams & Newberne, 1970), 2 a√Īos de vida menos para el Labrador (Kealy, 2002).

  • Trastornos locomotores: riesgo de artrosis, rotura del ligamento cruzado, hernia discal.

  • Trastornos cardio-respiratorios: hipertensi√≥n, colapso traqueal en razas enanas, trombosis de la vena porta e infarto de miocardio. En razas braquicef√°licas (Bulldogs, Carlinos...), el sobrepeso exacerba los signos cl√≠nicos de par√°lisis lar√≠ngea y s√≠ndrome de obstrucci√≥n de las v√≠as respiratorias.

  • Trastornos endocrinol√≥gicos: trastornos del metabolismo, pancreatitis aguda, diabetes azucarada.

  • M√°s c√°nceres (vejiga ) y tumores mamarios en hembras.

  • Incontinencia marcada en hembras castradas.

  • Disminuci√≥n de la inmunidad: el animal es m√°s susceptible a infecciones, incluso locales, que se vuelven m√°s frecuentes.

  • Complicaciones anest√©sicas m√°s habituales.

Detectar la obesidad en los perros

Es dif√≠cil juzgar por ti mismo las ‚Äúcurvas‚ÄĚ de tu mascota... ¬ŅNo es simplemente que est√° sano? Para ser objetivo, es mejor hacer caso a la opini√≥n (imparcial) de tu entorno, y sobre todo del veterinario. Adem√°s, determinar el peso √≥ptimo de un perro o un gato, si se basa en algunos elementos tangibles, sigue siendo dif√≠cil porque depende de los individuos y de su raza.

En cualquier caso: el peso √≥ptimo de un animal significa que tiene aproximadamente un 20% de grasa en su cuerpo. Puedes comenzar comparando al perro o gato con el perfil tipo, y puedes comprobarlo t√ļ mismo palpando a tu mascota:

  • Acariciando a tu perro o gato a contrapelo con las yemas de los dedos, ¬Ņnotas f√°cilmente la caja tor√°cica (sin ejercer presi√≥n)?

  • Asimismo, ¬Ņsientes f√°cilmente la columna, las caderas y los om√≥platos?

  • ¬ŅNotas la forma de las costillas?

  • Si es as√≠, ¬Ņte parecen anchas?

  • Si no, con las manos planas, acaricia los flancos de tu perro o gato. ¬ŅSientes un estrechamiento del abdomen a la altura de la cintura?

  • En caso positivo, ¬Ņtiene el est√≥mago fl√°cido?

  • En caso contrario, ¬Ņtiene problemas de locomoci√≥n?

¬ŅQu√© deber√≠amos concluir al final de estas maniobras? Deber√≠amos sentir f√°cilmente las costillas, los contornos de la pelvis y las ap√≥fisis en perros (el punto redondeado a lo largo de la l√≠nea de la espalda) de determinadas v√©rtebras. El est√≥mago debe estar elevado, la cintura definida y debe haber una peque√Īa cantidad de grasa abdominal.

¬ŅC√≥mo tratar la obesidad en perros y gatos?

El sobrepeso y la obesidad en perros y gatos deben ser atendidos de forma sistem√°tica, idealmente desde sus primeras manifestaciones (cuando se observe aumento de peso, aunque sea m√≠nimo) con un completo chequeo en el veterinario (hipertiroidismo, diabetes, etc.). Y para tratarlos, no hay un mill√≥n de soluciones: hay que combinar al mismo tiempo una correcci√≥n nutricional, implementar una actividad f√≠sica supervisada y, seg√ļn el caso, gestionar los posibles trastornos del comportamiento alimentario o, en determinados escenarios, prescribir medicamentos espec√≠ficos.

El primer paso para gestionar la obesidad de un perro consiste en evaluar las causas y consecuencias del sobrepeso con precisión, con la ayuda de su veterinario. Y está claro que la alimentación tiene un papel vital en el manejo de esta enfermedad. Debe establecerse necesariamente una dieta para adelgazar. Para la obesidad "simple" (ingesta calórica excesiva en relación con el gasto), las medidas dietéticas y una mejora en el estilo de vida pueden ser suficientes.

Y no te olvides de las verduras o incluso el paté de calidad: alimentos saludables ricos en agua que ayudarán a tu mascota a sentirse saciada y limitarán la ingesta calórica.

Por otro lado, si los trastornos hormonales son evidentes, requerir√°n un tratamiento espec√≠fico. Si existe un trastorno alimentario, tambi√©n habr√° que tratarlo. Luego jugaremos con la forma en que se toman las comidas, como hemos explicado en nuestro art√≠culo anterior. En el caso de un animal glot√≥n, sistemas como los dispensadores o las alfombrillas de b√ļsqueda obligan al animal a hacer un esfuerzo y ejercitarse m√°s para comer, as√≠ como a ingerir cantidades menores de comida con cada bocado.

Las reglas de una dieta de adelgazamiento exitosa

Cada animal es diferente, ¡así que habrá tantas dietas para perder peso como individuos! Sin embargo, existen algunas reglas básicas y tres formas de establecer una dieta para adelgazar: utilizando un alimento menos apetecible, manteniendo el mismo tipo de alimento pero reduciendo la cantidad ofrecida, o utilizando un alimento menos energético, rico en proteínas de calidad.

En cuanto a la composici√≥n del alimento en s√≠, existen varias estrategias: reducir la cantidad de gl√ļcidos o incluso grasas, aumentar el contenido de fibra y la humedad. Intenta evitar el d√©ficit de prote√≠nas y no hacerle consumir demasiados gl√ļcidos. Tambi√©n se recomienda la ingesta de L-Carnitina, ya que favorece la oxidaci√≥n de los l√≠pidos.

En general, es necesario:

  • pesar la raci√≥n con una balanza, porque los vasos dosificadores muchas veces no son lo suficientemente precisos

  • anotar la cantidad distribuida e ingerida a lo largo del r√©gimen

  • dividir la ingesta de alimentos en 2 a 4 comidas al d√≠a

  • evitar chuches y sobras, ¬°y aseg√ļrate de que toda la familia humana cumpla esta regla!

  • si el animal lo reclama, ofr√©cele otra forma de interacci√≥n, como el juego, que desv√≠e su atenci√≥n y, adem√°s, ¬°le haga practicar deporte!

Además del régimen, es muy recomendable establecer una actividad física siempre que no haya contraindicación médica. Cuando la obesidad en perros y gatos se complica, por ejemplo por dificultades ortopédicas (artrosis), la prescripción de un tratamiento dirigido a aliviar el dolor articular puede mejorar significativamente la capacidad de movimiento, permitiendo así paseos, deportes, juegos... La pérdida de peso en sí misma es una excelente manera de reducir la discapacidad producida por la artrosis.

En todos los casos, los objetivos son los mismos: el veterinario definir√° el n√ļmero de kilos a perder y el tiempo previsto para hacerlo.

¬ŅY despu√©s?

Gordinfl√≥n ha adelgazado, ¬°buenas noticias! La mala noticia es que tambi√©n puede volver a engordar... si vuelven las malas costumbres. Al final de la fase de tratamiento, que suele ser larga y que requiere una buena motivaci√≥n por parte del due√Īo y un buen seguimiento por parte del veterinario, no se ha acabado todo, ¬°ni mucho menos! Si queremos evitar el famoso ‚Äúefecto rebote‚ÄĚ, que es particularmente desalentador, debemos haber pensado en los siguientes pasos.

Mantén los esfuerzos

Una vez que haya perdido los kilos de más, ¡no vuelvas a sobrealimentar a tu mascota! Y sigue haciéndole practicar deporte. La clave del éxito es el cambio de estilo de vida de tu mascota... que está muy relacionado con tu propio cambio de hábitos. Cuanto más ejemplar sea tu comportamiento a lo largo del tiempo, menor riesgo tendrá tu animal de volver a engordar.

Prepara la vuelta a la alimentación clásica

Para no recuperar peso demasiado rápido, debes vigilar dos cosas: no haber administrado un régimen demasiado severo durante el período de adelgazamiento, y sobre todo preparar gradualmente la vuelta a una dieta más clásica (todavía de calidad y razonable en términos de cantidades, pero menos hipocalórica).

Los alimentos hipocalóricos (si se usan) deben reemplazarse, en incrementos graduales de cantidad, por los alimentos habituales. La ingesta de alimentos se puede aumentar en un 10% cada 2 semanas, hasta que no se registre una pérdida de peso adicional. Esto permitirá al veterinario definir el requerimiento diario de alimentos para evitar un efecto rebote.

PUBLICADO EL 05/11/2020 - HECTOR KITCHEN, TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

Por el equipo médico y científico Hector Kitchen

¬ŅSU DIETA PERFECTA?

¬° en 3mn !